Pasar la ITV y ganar contratos. No es ser el mejor, es hacer el mejor examen.

Pasar la ITV y ganar contratos. No es ser el mejor, es hacer el mejor examen.Pasar la ITV es fácil, si cumples con lo que el técnico revisa de tu coche, lo demás no cuenta. Lo mismo pasa con las propuestas, lo importante es lo que el evaluador ve, analiza y puntúa, nada más importa.

Pasando la ITV, primer intento

Hace dos semanas fui a pasar la ITV de un todoterreno metidito en años. A pesar de que llevaba enchufe, que solo sirve para todo aquello que no miran las máquinas, me metieron en un pasillo de revisión en el que no estaba mi enchufe, así que mi coche se examinó a pecho descubierto.

La mayoría de los todoterreno cuando tienen unos cuantos años pierden aceite, y si son de gasoil más. En consecuencia, no pasé la ITV. El informe decía “Desfavorable. Falta grave. Gotea aceite”.

Acciones para pasar la ITV

Llevé el coche al “taller de confianza”, y esperaba que me dieran un buen palo por desmontar el motor cambiar juntas, hacer ajustes, etc. Pero como son amiguetes me dijeron “No te merece la pena hacer mucha inversión, no la vas a amortizar y nadie te puede asegurar que no siga teniendo pequeñas perdidas, así que, si te parece, lo vamos a petrolear y vamos a echar un producto en el motor que crea una película que impide las filtraciones de aceite. Con eso pasarás la ITV sin problemas”.

Dicho y hecho, para eso son mi taller de cabecera, ñapa al canto por 70 euros en lugar de unos cientos de euros y asunto resuelto.

Pasando la ITV, segundo intento

El jueves de la semana pasada me fui a pasar la ITV de segundas, esta vez, para tener más garantías, debería tratar de usar mi enchufe.

Cuando llegué, me pusieron de nuevo en el pasillo de la vez anterior, en la que de nuevo no estaba mi contacto, que estaba en el pasillo de al lado. El que si estaba era el técnico que me suspendió la vez anterior. Mal comienzo.

No había muchos coches, por lo que para tratar de que el enchufe me funcionara le dije al técnico “Voy a saludar a fulano -mi enchufe- y luego necesito ir al baño urgentemente”. Me tiré en el baño un cuarto de hora largo, con la esperanza que ambos técnicos hablaran y el enchufe pasara de uno a otro para que me tratase con un poco más de cariño que la última vez. Ya sabéis “quid pro quo”.

Me dijo el técnico que llevase el coche encima del foso desde el que revisan el motor y fugas de fluidos, él se bajó al foso y le oigo decir “Joder, igual que la última vez…” se dirige a mí por el interfono y me dice.

_ ¿Puede usted bajar aquí conmigo?

_ Por supuesto que si _ le contesté y me fui escaleras para abajo al foso.

Alumbró con la linterna una chapa que está debajo del motor y lo recorre de lado a lado y me vuelve a preguntar.

_ ¿Qué ve usted ahí?

_ Aceite de motor, claramente eso es aceite de motor_ le dije. No había escapatoria así que me tocó decir la verdad y esperar veredicto.

_ Y ¿Qué me dice usted que le han hecho al coche en el taller?

_ Me han dicho que han ajustado el motor, lo han petroleado y aplicado un producto para que no tire aceite.

_ Pues, como usted bien dice, eso es claramente aceite de motor_ me espetó.

Y siguió con su disertación “…que si la semana pasada me intentaron engañar, que si la anterior no sé qué y la otra no sé cuántos…”. Acabado su monólogo me dice.

_ Dígale a los de su taller que es mejor no arreglar nada y limpiar la chapa de aceite que hacer arreglos y dejar la chapa llena de grasa.

Subimos del foso, siguió con su monólogo, y mi todoterreno pasó la ITV con una falta leve “Favorable. Manchas de aceite sin goteo”. Hasta el año próximo.

Ganando propuestas

No sé si realmente goteaba menos aceite que la vez anterior, si la vez anterior le cayó una gota de aceite y se cabreó porque le manchó la camisa, si la vez anterior estaba malhumorado por temas personales, si esta vez ya no goteaba, si había funcionado el enchufe, simplemente una mezcla de todo, o la suerte.

Lo que sí sé es que hay un par de cosas que funcionan en la vida diaria y también en las propuestas:

  1. Mejor que te conozcan, y todavía mejor si tienes amiguetes dentro del cliente-evaluador. Si no, es preferible que no pierdas el tiempo, “si no te conocen nunca ganarás”.
  2. Cíñete a lo que te piden y hazlo resaltar lo mejor que puedas. Estoy hablando de las condiciones de entrega y los requisitos que te piden en el pliego de condiciones, y por supuesto, de todo eso que te han contado, pedido o sugerido en las reuniones que has tenido con el cliente durante la pre-venta, venta o gestión de la oportunidad. Lo demás, está muy bien pero no te sirve para esta ocasión.

Recuerda, nunca ganan los mejores, ganan aquellos a los que conoce el cliente y hacen el mejor examen.

Nota: Esté artículo ha pasado un análisis de legibilidad y ha obtenido la calificación de “Bastante Fácil”.

Si quieres recibir cómodamente estas notas de propuestas y desarrollo de negocio en tu correo electrónico, envíame un email a mariano.paredes@advancedpm.es

Para seguir mejorando en gestión de oportunidades, propuestas, y ganar más contratos:

Puedes contactar conmigo en mariano.paredes@shipleywins.es

Puedes seguirme en:

Speak Your Mind

*

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de navegación posible y conocer la utilización de la misma. Si sigues utilizando esta web sin cambiar los ajustes de tu navegador, aceptas su utilización. Haciendo clic en "Aceptar" mejorará la navegación.

Si deseas más información, lee nuestra Política de Cookies

Cerrar