Los peces listos no pican.

fishing_cartoon_02tra-1592134A los profesionales jóvenes, preparados, honrados y con poca experiencia, para que mantengan a raya su vanidad y no piquen.

La oportunidad

A principios de los 90, unos meses antes de ser gerente en una big-eight fui a hacer una toma de datos a una empresa de desguaces, cerca de la provincia de Madrid, vamos a llamarla KUQSA.

A priori era algo fácil, para ir cogiendo experiencia en primeras reuniones de toma de datos para propuestas.

KUQSA era una compañía pequeña, un negocio de desguace de automóviles y otros aparatos electromecánicos. Era un negocio sencillo pero muy profesional, hacían investigación y desarrollo, innovaban y tenían algunas patentes internacionales sobre reciclado de materiales.

KUQSA quería seguir creciendo y usar todas las posibilidades que les pudiesen ofrecer los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones.

La propuesta

Después de entrevistar al director general, director financiero, director de operaciones y director comercial ya tenía material suficiente para saber qué tipo de servicio debía ofrecer a KUQSA, dimensionar el proyecto y preparar la propuesta.

Era un plan de sistemas y tecnología que nos llevaría dos o tres meses, con un equipo de un par de consultores. Lo que íbamos a hacer, un clásico, era:

  • Diagnosticar la situación actual.- Aplicaciones, sistemas, tecnologías y comunicaciones utilizadas, personal informático, índices de calidad y grado de satisfacción de los usuarios con el servicio recibido
  • Definir las necesidades de información de la compañía para los próximos cinco años.- Aquí -entrevistando a los usuarios, y con nuestra experiencia- seríamos capaces de definir un mapa de procesos de negocio y los sistemas que darían cobertura a los objetivos del negocio. Para cada sistema definiríamos sus requisitos clave, tales como funcionalidades, prestaciones, inputs, outputs, restricciones, etc.
  • Identificar posibles escenarios de futuro.- En esta etapa desarrollaríamos varias alternativas de solución viables para KUQSA. Para cada una de ellas identificaríamos infraestructuras tecnológicas y de comunicaciones, sistemas de información, organización y características del departamento de informática y resto de componentes necesarios para crear la informática futura
  • Evaluar escenarios alternativos y seleccionar el más adecuado.- Esta etapa trataría de comparar los diferentes escenarios entre ellos y ver en qué medida cubriría cada uno las necesidades de KUQSA. Al final KUQSA dispondría de una valoración y ponderación de cada escenario, ventajas, inconvenientes y necesidades de inversión, lo que les facilitaría tomar una decisión informada de cuál sería el escenario más adecuado para la empresa y sus objetivos
  • Plan de implantación.- En esta etapa trabajaríamos con el escenario seleccionado dimensionando en detalle los diferentes proyectos a realizar, las inversiones a realizar y su evolución en el tiempo.

Presentando la propuesta

Habían pasado dos semanas desde mi primera visita a KUQSA y estaba sentado delante del director general y del director financiero presentando la propuesta, debatiendo los pros, contras y las posibilidades de hacer las cosas de una manera u otra.

Había buena sintonía en esa reunión, me había ganado su confianza y siendo clientes nuestros de auditoría lo razonable es que, quizás con algún pequeño regateo de precio, me adjudicasen el proyecto.

Despertando a la vanidad del inexperto

En un  momento dado, al final de la reunión, surgió la pregunta trampa, la formuló el director general “Oye Mariano, tengo un par de preguntas:

  • ¿Cuánto nos vamos a tener que gastar para poner en marcha el plan de sistemas que nos vais a diseñar? y
  • ¿Cuánto tiempo vamos a necesitar para implantarlo?

La respuesta fue la correcta, la del libro, la que te enseñan en los cursos de desarrollo profesional de las consultoras “Pues la verdad es que no lo sé, para eso vamos a hacer el plan de sistemas y al final, dentro de un par de meses, con los resultados del plan en la mano veremos la inversión a realizar y la duración del proyecto de implantación”.

Pero el director general, más experto, más curtido y con más mundo de negocios que yo, insistió y me ataco por la parte más débil “Seguro que hasta que no acabemos el plan de sistemas no lo tendremos claro. Sin embargo, en la propuesta decís, y tú mismo has dicho, que tenéis una gran experiencia en hacer planes de sistemas y tecnológicos en empresas similares a la nuestra. Lo que me gustaría es que en base a tu experiencia me dieses un orden de magnitud, sin ningún tipo de compromiso”.

Esas palabras “en base a tu experiencia” son las que despertaron al vanidoso inexperto que yo llevaba dentro y le contestó En base a mi experiencia y teniendo en cuenta proyectos similares, vais a tener que invertir unos 3 a 4 años y unos 120 a 140 millones de pesetas”.

Acabó la reunión, me despidieron amablemente, y nunca más se supo de aquella oportunidad de plan de sistemas.

Año 1998 en OMERUR

Pasaron los años, era 1998 y yo estaba liderando una iniciativa para crear una unidad de consultoría en OMERUR, una multinacional fabricante de ordenadores, una de las históricas del sector, cuando se me acercó un ingeniero junior recién contratado.

Hola, ¿Eres Mariano Paredes? Yo soy Pablo Quintero, de los Quintero de  KUQSA, me acabo de incorporar a OMERUR, he oído varias veces tu nombre por megafonía y me han dicho en casa que pase a saludarte”.

Estuvimos charlando un buen rato sobre OMERUR y la carrera profesional que podía hacer allí un ingeniero junior listo y con ganas de trabajar. Me ofrecí a echarle una mano en lo que pudiese.

Al final de la charla me dijo “No sabes las veces que hemos hablado, en la comida familiar de los domingos, de ti y de la propuesta que presentaste a KUQSA hace unos años.

Mi padre, o algún otro directivo de la empresa, preguntó a todos los proveedores por precios y plazos, lo mismo que a ti, uno de ellos afirmó que el proyecto se podría hacer por unos 80 millones de pesetas en tres años y ganó el contrato.

Pasaron más de los cuatro años que tú habías estimado, la inversión ya estaba cerca de los 200 millones de pesetas y el proyecto sin trazas de acabar a corto plazo. En resumen, se tiraron otros dos o tres años más hasta que los sistemas estuvieron disponibles y litigando en los juzgados”.

Moraleja

Nunca dejes que tu vanidad, ego, arrogancia, prepotencia, o como tú lo llames tome las riendas, porque antes de que te des cuenta picarás, como me pasó a mi.

También te puede causar una mala pasada llevar la camiseta -yo lo llamo camiseta, otros lo llaman escudo, logo, tarjeta o galleta- de uno de los poderosos del sector y creerte que eres mejor de lo que realmente eres o que la marca lo gana todo por ser quien es.

¡No piques!

Posdata

KUQSA es hoy un grupo de empresas con más de 20 delegaciones por toda España líder del sector de reciclaje y medioambiente con especialidades en gestión de residuos, desguaces, demoliciones y reciclaje en diferentes especialidades.

-.-.-

Si quieres detalles de alguno de los conceptos que hemos tratado en este documento déjame un comentario o ponme un correo a mariano.paredes@shipleywins.es

En la web de APM-Shipley te puedes descargar el catálogo de talleres y sesiones LEAN de APM y Shipley y el calendario de talleres públicos en los que encontrarás material de ayuda para sacar la mejor versión de tus propuestas.

Para seguir mejorando en gestión de oportunidades, propuestas, y ganar más contratos:

Puedes contactar con nosotros en mariano.paredes@shipleywins.es

Puedes seguirme en:

Speak Your Mind

*

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de navegación posible y conocer la utilización de la misma. Si sigues utilizando esta web sin cambiar los ajustes de tu navegador, aceptas su utilización. Haciendo clic en "Aceptar" mejorará la navegación.

Si deseas más información, lee nuestra Política de Cookies

Cerrar